Saltar al contenido
Portada » Blog » TierraED Exploradorxs

TierraED Exploradorxs

Co- Foudner: Carolina Alí Fajo

Co-Foudner: Marlene Gras

A penas hace tres días, la organización Greenpeace declaró que en la Ciudad de México sólo hay 6m cúbicos de áreas verdes, por persona, cuando la recomendación es un mínimo de 9 metros cúbicos por persona y lo ideal 30 metros cúbicos. Además, en esta distribución también existe desigualdad, dependiendo del lugar en donde se vive, en la inmensa ciudad. (Lázaro, 2020).

De acuerdo con Prof. Cecil Konijnendijk van den Bosch en IUCN, en toda ciudad, una persona debería poder ver al menos tres árboles desde su hogar; cada vecindario estar cubierto por 30% de árbol del dosel; y las personas deberían poder encontrar un espacio verde a una distancia máxima de 300 metros de su hogar. Le llamó regla 3-30-300. Estas características brindarían mayor bienestar, efectos positivos para la salud mental, mejor regulación de la temperatura, disminución de el ruido y de la contaminación del aire.

Pareciera normal que una persona o familia buscara estos beneficios, pero si no los ha vivido, ¿cómo va a buscarlos, defenderlos o construirlos?

¿Cómo acercar a las niñas y niños para que ellos mismos experimenten ese bienestar, y lo construyan en sus ciudades?

Pasar tiempo en la naturaleza, trae además, beneficios que pueden ser terapéuticos, de acuerdo con Chaudhury P, Banerjee D.

Existen diversos estudios que indican lo importante que es el contacto con la naturaleza para las niñas y niños. Por ejemplo, Taylor y  Kuo (2009) encontraron que treinta minutos de caminata por un parque tienen más concentración que si caminan esos mismos minutos a través de edificios o concreto.

Por otro lado, la lectura ofrece mil posibilidades para detonar ideas y despertar la imaginación, pero también para conversar y encontrar diversas aristas a las soluciones.

«Una persona debería poder ver al menos tres árboles desde su hogar»

Cecil Konijnendijk van den Bosch

Si bien, quizás antes no era tan importante buscar convivir intencionalmente en estos espacios preservados, cada vez lo es más, si tomamos en cuenta que en el 2020 justo rebasamos con nuestras creaciones productivas, construcción y basura, la biomasa del planeta. Elhacham, Ben-Uri, Grozovski, Bar-On y Milo (2020). Empieza a convertirse en un patrón: cada vez más personas, menos espacios verdes, más concreto, ruido y contaminación. Es un patrón de destrucción, que genera mucho malestra y dolor en su camino. 

Hay quienes argumentan que todo es naturaleza, lo hecho por el hombre, la modificación radical de la materia, que deja de comportarse como un factor biótico o abiótico,  para nostros en TierraED, no es así. XX en su libro “How to raise a Wild Child”, argumenta que existen tres tipos de espacios naturales, por sus cndiciones de “salvaje”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Website Protected by Spam Master